Inicio » Noticias » El Hospital Clí­nico de Valencia incorpora una nueva opción terapéutica para controlar localmente el tumor hepático
El Hospital Clí­nico de Valencia incorpora una nueva opción terapéutica para controlar localmente el tumor hepático
El Hospital Clí­nico de Valencia incorpora una nueva opción terapéutica para controlar localmente el tumor hepático
Se trata de unas microesferas marcadas con un isótopo radiactivo que se inyectan directamente en la arteria hepática que lleva la sangre a los tumores
10-03-2016

El Hospital Clínico Universitario de Valencia ha iniciado recientemente la administración de un nuevo tipo de tratamiento para determinados casos de tumores hepáticos.

Se trata del tratamiento conocido como 'radioembolización mediante microesferas marcadas con Ytrio-90', indicado en tumores hepáticos, en casos cuidadosamente seleccionados, tanto en el hepatocarcinoma (el tipo de tumor primario de hígado más frecuente) como en metástasis hepáticas (tumores cancerosos que se han diseminado al hígado desde algún otro lugar del cuerpo).

El tratamiento se ha llevado a cabo mediante una estrecha colaboración multidisciplinar, en la que han participado los Servicios de Medicina Nuclear, Radiodiagnóstico, Protección Radiológica y Medicina Digestiva del hospital valenciano.

Con este tipo de tratamiento puede conseguirse la estabilización o disminución del tamaño del tumor, incluso en ocasiones, puede hacer posible tras el tratamiento, la resección (extracción del tumor) o el trasplante de hígado.

 

Según la Dra Irene Casáns, Jefa del Servicio de Medicina Nuclear del Hospital Clínico "el objetivo de este tipo de tratamiento es administrar una dosis alta de radiación beta (a través de unas microesferas), de corto alcance, unos 2-4 mm, por medio de la arteria hepática, hacia el tumor".

"Estas microesferas se dirigen al tumor y por medio de un catéter o fino tubo introducido en la arteria hepática (conocido como cateterización selectiva de la arteria hepática). Una vez en el tumor, se alojan en la zona afectada y emiten radiación, dañando las células tumorales y con escasas repercusiones en otras áreas no tumorales de su alrededor" añade la Dra Casans.

Del mismo modo explica que "la experiencia previa en otros centros ha demostrado buenos resultados terapéuticos en general, con escasos efectos secundarios, siempre que se realice una cuidadosa selección y valoración de los pacientes candidatos".

 

Antes del día del tratamiento es imprescindible realizar un estudio radiológico de las arterias del hígado (una arteriografía hepática). Ello permite la exacta identificación de las mismas. Seguidamente se realiza una gammagrafía (exploración con radiación gamma) que permitirá conocer previamente la distribución que tendrán posteriormente las microesferas radiactivas, además de una serie de valoraciones para calcular la actividad de Ytrio-90 a administrar a cada paciente.

Compartir en Facebook Twittear Compartir en Google Plus Comparte este video en Linkedin
Patrocinador
Visualizaciones: 489